Unseen Bureaucratic Forces at Work in America

October 12, 2018

Article written by Melissa Blue & Maya Heins
 

Artwork by Maddy Meredith

When Trump won the election back in 2017, it was not immediately apparent what lay in store for the future of the United States. We were promised monumental governmental change the likes of which we had never seen before. Now, almost two years  into his presidency, some changes are pasted across the headlines, while others remain hidden from the knowledge of the general populace. After more than a year of this constant barrage of news about what his administration is doing everyday, it is easy to want to tune out from it all. We are still collectively angry about the children separated from their parents, and we have seen high profile coverage of the Muslim Ban. We were shocked and appalled when Jeff Sessions decided to reverse more than twenty years of progress made by victims of domestic violence with regards to asylum applications. While this news is incredibly important it is also highly visible. Much less exciting, yet no less important are the changes being made to bureaucratic process that most people don't follow. These processes run in our background so we don't necessarily notice when they change, but when they do, it can have monumental effects of people’s lives. Not being aware of what is really going on behind the scenes of Washington, can also make everyone more susceptible to fake news.

 

A clear example of this, are the changes the State Department made to The 2017 Human Rights Reports. The Human Rights Reports are reports released by the State Department every year that outline the various human rights conditions of countries all over the world. They are an important source of information and educational resource that are used by a variety of people and organizations to better inform themselves and others about human rights conditions in different parts of the world. This year the reports were majorly changed for Honduras, El Salvador, and Mexico, not to mention countless others. The changes made to these reports paint a very different picture in these countries than what previous reports have shown. The Trump administration is actively trying to shift how the United States treats immigrants fleeing from horrific violence in Central and Latin America. Unseen bureaucratic forces are allowed to warp our view of what is happening around the world.

 

Historically, these reports have evaluated the laws in place in each country and the efficacy of said laws. For example, the 2016 report on Honduras (Section 6 on women on pages 24-27, see appendix) includes seven paragraphs related to rape and domestic violence. The report mentions that the law criminalizes all forms of rape, including spousal rape, and discusses its prosecution. The report also discusses why women are hesitant to report, and that women in Honduras remain “marginalized, discriminated against, and at high risk of being subjected to human rights violations, including violence and violations of their sexual and reproductive rights.” There are multiple references to the social impacts that women in Honduras face as a result, and various outside statistics that are used as evidence to demonstrate the real life situation women in the country are facing.

 

However, the corresponding  section of the 2017 report is slashed in half. The section now contains  three paragraphs. The first and second paragraphs discuss the criminalization and prosecution of rape, while the third mentions the reporting centers available in Honduras. These three paragraphs were included in the 2016 report, but the 2017 report leaves out key information on how the law is actually applied and how much relief women are receiving. By removing the paragraphs relating to the application of the law, the report is misleading. By focusing solely on the existing laws, and not on how they function in practice, Honduras, one of the most dangerous countries in the world (especially for women) appears to be doing a good job of protecting women, when in practice this is not the case.

 

The change in El Salvador’s report is even more egregious. In a country that bans all forms of abortion and criminalizes women upon suspicion of having had an abortion, the change from “Reproductive Rights” to “Coercion in Population Control” (on page 23) is especially heinous. Multiple women in El Salvador have been imprisoned due to suspected abortions, but not even a footnote was added about women being unjustly incarcerated in the 2017 country report. Instead, it appears that in El Salvador in 2017, women have full autonomy of their bodies. While in 2016, the report noted that between 1999 and 2011, 17 women have been charged and sentenced to up to 40 years in prison following obstetric emergencies. This new censorship and removal of analysis in the reports, creates the illusion that Latin America is a haven for women’s rights. Because many of these countries are party to various international human rights treaties and have laws in place to protect women, The 2017 Human Rights Report creates the impression that everything is hunky dory in Central and Latin America. But the reality is, women in the region are fleeing domestic violence and femicide daily.

 

Now, why are these bureaucratic changes worthy of your indignation? Reports are certainly not sensational, but they are important and influential. Unfortunately, routine reports like this operate in the background of most citizens' lives, so many of us don't recognize when the information changes. Yet, in immigration law these reports are used to illustrate what conditions immigrants are seeking refuge from. They are used to bolster asylum arguments, in the sense that they add to fuller picture of an asylum seeker's country. When lawyers no longer have access to resources such as these to prove that human rights conditions are poor in certain countries, it becomes more difficult to build a strong case for someone to be granted asylum or other immigration status. This creates an environment that discredits and demonizes many immigrants coming to the United States both legally and illegally. By denying the truth we do not have to address our lack of empathy in the process.

 

The US government is willfully ignoring human rights abuses and censoring its own reports for their own political gain. By not acknowledging the myriad of reasons immigrants might come here asylum claims can be more easily rejected, and so can other immigration cases. If you don’t acknowledge human rights abuses, then what are people running from, and why should we let them stay here? This change is another link in a larger chain of events that are meant to rid the American public of compassion for immigrants. Because why would we exercise more compassion if there is nothing going on? It is part of a sustained policy of telling lies and creating truths in order to discredit immigration cases.

 

Similarly, Jeff Sessions’ decision to end a policy that allowed immigrants fleeing from domestic violence and gang violence to apply for asylum is an alarming change. A large number of women from Mexico and Central America travel to the U.S. every year to apply for asylum as a way to escape horrific violence that they face in their home countries, where it can be life-threatening to be a woman. The changes made to the reports now lend their support to Jeff Sessions and his decision, by creating the illusion that domestic violence and gang violence are not dangerous problems in Central and Latin America. Thus, imperceptible changes to a report, create a new reality that can have horrific consequences for immigrants in this country. The Trump administration is slowly warping reality to not only fit their world view, but to create a new normal in which human rights abuses of other countries are not taken as seriously by the United States government. Ultimately, by skewing human rights reports the truth is being skewed, and that should matter in a place where democracy and transparency are lauded. How are we as a public supposed to make informed opinions when our government lies to us, and changes the truth to further their own agenda? So yes, there are very direct consequences for asylum seekers, but it also deteriorates the circumstances for open and honest discussions in the greater scheme of democracy.

 

When Trump was elected, it was evident that change was on the horizon. Even small changes can have monumental impacts, which is why we as a citizenry should be hyper vigilant and involved in politics and the world around us. We should care about the small changes, because even if they do not affect us directly, they can have detrimental consequences for our neighbors. We should make a fuss, even when it might seem irrelevant to our everyday lives, because we would hope others would do the same for us. Maybe we have become numb to what is happening around us, but we can’t give up. Part of this means publicizing the small, seemingly mundane details in a digestible manner, so that we can all be aware of what is going on in our government. Our engagement should not end with the Trump Administration either. We as a people need to hold our elected representatives and our civil servants accountable for the changes that are being made to the stories that frame our reality.

Appendix:

Top group of photos are from 2016, the bottom group are the changed 2017 versions.

Green is what was kept from the 2016 version and brought over into the 2017 version

Yellow is mention of societal/ human rights impact

Pink are statistics

Purple is information that is completely different between 2016 and 2017

Influencias burocráticas invisibles en funcionamiento en los Estados Unidos​

Cuando Trump ganó las elecciones en 2017 no fue inmediatamente evidente lo que iba a pasar en el futuro de los EE.UU. Todo lo que sabíamos es que entraba en la Casa Blanca con promesas de unos cambios gubernamentales enormes. Ahora, más de un año después bajo su mando, algunos cambios han sobrepasado los límites, mientras otras permanecen insidiosamente ocultas del conocimiento general del público. Trump parece que ha inventado la inteligente técnica de dejar a algunos de sus políticas más horribles bajo el radar. Algo nuevo y horrible está pasando en Estados Unidos bajo las manos de la administración aparentemente todos los días. Después de más de un año de constantes torrente de noticias sobre qué está causando su administración, es fácil querer desconectarse de todo. Puede ser agotador seguir las noticias y preocuparse sobre las violaciones que se están produciendo en los derechos humanos en Estados Unidos. En este momento, estamos enfadados por la separación de los hijos y los padres, y hemos visto cobertura de perfil alto del prohibicion de viaje de los musulmanes. Estamos en shock y horror cuando Jeff Sessions decidió revocar más de veinte años de progreso sobre las víctimas de violencia doméstica con respeto a aplicaciones de asilo. Además de ser estas noticias increíblemente importantes, también son altamente visibles. Mucho menos emocionantes, pero no menos importantes, son los cambios que se están realizando en el proceso burocrático. Estos procesos se ejecutan en nuestro fondo, por lo que, cuando lo hacen, no siempre nos damos cuenta lo que han cambiado, pero cuando cambian, pueden tener efectos monumentales en la vida de las personas. No ser consciente de lo que realmente está pasando detrás de la escena de Washington, por lo que puede hacer que todos sean más susceptibles a las noticias falsas.

 

Un claro ejemplo de esto son los cambios que el Departamento de Estado hizo a los Informes de derechos humanos del 2017. Los Informes de derechos humanos tienen artículos relacionados con el Departamento de Estado todos los años, en esa línea los derechos humanos y sus condiciones en todo el mundo. Son una importante fuente de información y un recurso educacional que se usa por una gran variedad de personas y organizaciones para informarse mejor tanto a ellos mismos como a otros sobre las condiciones de los derechos humanos en las diferentes partes del mundo. Este año los reportajes se centraron mayoritariamente en Honduras, El Salvador y Méjico, por no mencionar otros países. Los cambios que se han hecho en estas noticias pintan una situación muy diferente en estos países de lo que se veía antes en estos mismos reportajes. La administración de Trump está activamente intentando cambiar cómo los Estados Unidos tratan a los inmigrantes huyendo por una horrorosa violencia en Centro América y en Latinoamérica.

 

Históricamente, estos reportajes han evaluado las leyes en cada país y la eficiencia de dichas leyes. Por ejemplo, en 2016 el reportaje sobre Honduras (Sección 6 de mujeres, páginas 24-27, ver apéndice) incluye siete párrafos dedicados a la violación y a la violencia doméstica. El reportaje menciona que la ley criminaliza todas las formas de violación, incluida la violación conyugal, y habla sobre su prosecución. El reportaje también incide en por qué las mujeres titubean a la hora de hablar sobre esto, y que las mujeres hondureñas continúan "marginalizadas, discriminadas, y tienen un alto porcentaje de ser sujeto de violación por los derechos humanos, incluyendo violencia y violación de sus derechos sexuales y reproductivos". Hay múltiples referencias sobre el impacto social que produce la violencia a la que tienen que enfrentarse las mujeres en Honduras, y varias estadísticas que evidencian y demuestran la situación real a la que estas mujeres se enfrentan en sus países.

 

La misma sección en el informe de 2017, sin embargo, está cortado por la mitad. La sección sobre la violación consta de 3 párrafos. El primer y el segundo hablan sobre la criminalización y la persecución de los abusos sexuales, mientras que el tercero menciona los centros de informes disponibles en Honduras. Estos tres párrafos fueron incluidos en el artículo de 2016, pero el de 2017 omite información clave sobre cómo la ley se aplica actualmente y cuánta ayuda están recibiendo las mujeres. Efectivamente, eliminando los párrafos que se relatan a la aplicación de la ley, hace que el informe engaña. Enfocando solamente en las leyes que existen, sin explorar cómo funcionan en la práctica, Honduras, uno de los países más peligrosos del mundo (especialmente para las mujeres) aparentemente está haciendo mucho para proteger a las mujeres, cuando en la práctica no se da el caso.

El cambio en El Salvador es incluso más  indignante. En un país que prohíbe todas las formas de aborto, criminaliza a las mujeres de las que se sospecha que han tenido un aborto, el cambio en el artículo sobre los recursos humanos en la sección de "Derechos Reproductivos" y "La coerción en el control de la población” (en la página 23) es especialmente atroz. Muchas mujeres en El Salvador han sido apresadas por ser sospechosas de haberse practicado un aborto, pero ni siquiera incluyen ni una nota al pie de la página en el reportaje de 2017 sobre esta ciudad acerca de cómo estas mujeres han sido injustamente apresadas. En su lugar, lo que aparece es que las mujeres tienen una completa autonomía sobre su cuerpo. Mientras que en 2016, el artículo menciona que entre 1999 y 2011, 17 mujeres han sido sentenciadas a más de 40 años de prisión por seguir emergencias obstétricas. Este nuevo censo y eliminación del analysis en los informes, crea la ilusión de que Latinoamérica es el paraíso de los derechos de las mujeres. Porque muchos de estos países forman parte de varios acuerdos de derechos humanos internacionales y tienen leyes en su lugar para proteger a las mujeres, El artículo de Los Derechos Humanos de 2017, crea la impresión de que todo es sobre ruedas en Centro y Latinoamérica, pero la realidad es que, las mujeres en estas regiones sufren violencia doméstica y feminicidios diariamente.

Ahora, ¿por qué estos modificaciones a un artículo que cambia todos los años, digno de tu indignación? Los reportajes, ciertamente, no son sensacionalistas, pero son importantes e influyentes. En la ley de inmigración, estos artículos de derechos humanos normalmente están usados para suplementar la información con respeto a las condiciones de los países de los cuales huyen muchos inmigrantes. Estan usados para apoyar a argumentos de asilo, en este sentido muestran una imagen completa del país de origen de alguien que busca asilo. Cuando los abogados no tienen más acceso a los recursos como el del Departamento Estatal de los Derechos Humanos para probar que las condiciones de los derechos humanos no son buenas en ciertos países, todo se vuelve mucho más difícil para construir un caso fuerte para alguien y garantizarle asilo u otro estatus de inmigración. Esto crea una atmósfera que desacredita y demoniza a muchos inmigrantes que vienen a los Estados Unidos, tanto inmigrantes legales como ilegales.

También añadir que el gobierno de los EEUU ignora deliberadamente estos abusos de los derechos humanos, y autocensura sus propios artículos para su propio beneficio político. El acto de no reconocer la variedad de razones por lo cual inmigrantes vienen aquí, pueden más fácilmente rechazar una solicitud de asilo, como otros tipos y casos de inmigración. Si no reconocen los abusos de los derechos humanos entonces, ¿de qué huye la gente, y por qué debemos dejarlos estar aquí? Este cambio es otro enlace en la larga cadena de eventos y cambios que tienen la intención de quitarle la compasión para inmigrantes al público de los EE.UU. Esto es parte de una política prolongada para decir mentiras y crear verdades para desacreditar los casos de inmigración. Estos son solo algunos de los muchos ejemplos de cómo la administración de Trump ha decidido tomar medidas muy duras en la política de inmigración.

 

La decisión de Jeff Session de dejar que la política deje que los inmigrantes sufran violencia doméstica y violencia de pandillas para solicitar asilo, no es sólo impactante, también es alarmante. Un largo número de mujeres de Centro y Latinoamérica viajan a los Estados Unidos todos los años para pedir asilo y una manera de escapar de la horrorosa violencia a la que se enfrentan en sus países de origen, donde puede ser una continua amenaza ser mujer. Los cambios hechos a los informes ahora apoyan a Jeff Sessions y su decisión, creando la ilusión de que la violencia doméstica y violencia de pandillas no son un problema peligroso en Central y Latinoamérica. Estos, imperceptibles cambios, crean una nueva realidad que puede traer unas horrorosas consecuencias a los inmigrantes en este país. La administración de Trump está lentamente deformando la realidad no solo para encajar en su propia visión del mundo, sino también para crear una realidad donde lo normal es abusar de los derechos humanos y donde el gobierno no se los toma en serio. Últimamente, cambiando lo que dicen los informes de derechos humanos, la verdad está siendo cambiado, y eso debería importar en un lugar donde se presume de la democracia y la transparencia. ¿Cómo nosotros podemos tener opiniones objetivas cuando nuestro gobierno nos miente, y cambia la verdad en su propio beneficio? Así que sí, esta es una consecuencia directa para aplicantes para asilo, pero esto también deteriora las circunstancias para abrir un debate honesto en la democracia.

 

Cuando Trump fue elegido, fue evidente que los cambios estaban por llegar. Incluso los cambios más pequeños pueden tener un impacto monumental, esto es por lo que como ciudadanos debemos ser muy vigilantes e involucrarnos en las políticas del mundo que nos rodea. Los pequeños cambios también deben interesarnos, porque incluso si no nos afectan directamente, pueden tener consecuencias determinantes para nuestros vecinos. Debemos hacer un escándalo, incluso cuando parece ser irrelevante en nuestro día a día, porque podemos esperar que otros hagan lo mismo si se juega con nuestros derechos humanos. Alomejor nos hemos convertido en anestesiados de lo que está pasando a nuestro alrededor, pero no podemos darnos por vencidos. Parte de esto significa publicitar lo pequeño, las detalles que son supuestamente tediosas de una manera que todos pueden entender, para poder estar prevenidos sobre lo que está pasando en nuestro gobierno. Nuestro compromiso no debería acabar con la administración de Trump. Nosotros, como personas, necesitamos responsabilizar a nuestros representantes electos, tanto como sea posible, para los cambios que se están haciendo en todas estas historias que crean nuestra realidad.

 

 

Apéndice [se pueden encontrar los fotos arriba en la versión en inglés]:

Verde: es lo que se ha conservado de la versión de 2016 y se ha pasado a la versión de 2017

Amarillo: menciona el impacto de los derechos sociales y humanos

Rosa: las estadísticas

Morado: la información que es completamente diferente entre el 2016 y el 2017